viernes, abril 08, 2005

Cuestión de claves

Hoy me he puesto a contar el número de claves de usuario y contraseña que habitualmente utilizo en mi navegación por Internet, y he llegado a detectar hasta 30 variantes. Luego he añadido las de usuario windows, las del router, los PIN's, PUK's de móviles, de inalámbricos, las de la TV, las de las tarjetas bancarias, las de la Lan de empresa, archivos protegidos, alarmas, tarjeta UMTS, etc. y cuando ya llevaba 50 he decidido parar pues todavía quedaban las de mi hija de 7 años que comienza a navegar por Internet y se registra en determinadas páginas infantiles, las de mi mujer, etc. etc. etc.

Puede que todo esto sea debido a una falta de previsión y organización por mi parte pero si un usuario medio como yo llega a este extremo sin duda contribuye el hecho de que a veces la clave debe contener un máximo de cuatro carácteres, otras veces un mínimo de seis, otras deben contener solo letras, otras letras y números, otras les influyen mayúsculas o minúsculas, otras se puede escoger solo contraseña, otras ni siquiera, a veces se pueden modificar fácilmente por el usuario, otras precisan de un proceso off-line nada cómodo (ejemplo algunas entidades de banca electrónica).

Si seguimos avanzando en la sociedad digital me pregunto si va a ser posible diseñar y generalizar un sistema estandarizado de identificación de usuarios. Entretanto voy a tener que resolver este tema de alguna manera, quizás a través de algún sensor de huella dactilar como el que integran ya algunos teclados, o conectado a puerto USB, o quizás de alguna manera menos tecnológica acudiendo a una regla nemotécnica que me permita jugar con un número muy limitado de claves, con sus variantes para adaptarlas a diferentes situaciones, junto a un esfuerzo de reorganización de toda la ensalada de claves actual.