jueves, abril 14, 2005

Hacia la eterna movilidad

Desde hace tiempo observo con curiosidad el esfuerzo de operadores, fabricantes, mayoristas y minoristas del sector telecomunicaciones e informática en España por desarrollar y comercializar productos y servicios dirigidos a fomentar la comunicación empresarial en movilidad.
  • La comunicación de voz ha pasado de ser 100% fija como era en su origen hace más de un siglo (par de hilos de cobre) a poder ser realizada en movilidad gracias al desarrollo de tecnologías de radiofrecuencia, GSM, Infrarojos, Bluetooth, etc, que han permitido la generalización de sistemas de Radio, Walquie-talkie, terminales Dect, microcascos inalámbricos, terminales móviles...
  • La trasmisión de datos ha evolucionado también desde lo fijo hacia lo móvil gracias a la combinación de tecnologías informáticas (microprocesadores) y de comunicación (GPRS, UMTS, Wifi, etc,), dando lugar a una variada gama de dispositivos: Sensores (ej. i-bottom), Controladores embebidos, Buscas, Notebooks, Tablet PC, Palmtop, PDA, Blackberry, Smart phone, GPS, etc.
  • Asimismo el desarrollo de software avanzado de telefonía por parte de los fabricantes de centrales telefónicas y otros desarrolladores ha generado el concepto de comunicaciones unificadas, pudiendo el usuario desplazado fuera de su oficina consultar, recibir y emitir información de voz y datos en tiempo real apoyándose en la central telefónica de su empresa
  • La fusión de tecnologías VoIP, P2P, etc. con dispositivos esencialmente móviles (pda...) están dando lugar a fenómenos como Skype PDA, etc.

Hay quien habla ya de la búsqueda de la movilidad como una nueva revolución tecnológica que libera al ser humano de la esclavitud en que le sumió la revolución de la electricidad. Pasamos del "todo es posible siempre que estemos conectados a un enchufe" al "todo sea posible sin enchufes".

Pero no olvidemos que la cuestión no consiste en batir records tecnológicos sino en satisfacer las necesidades latentes de los usuarios mediante soluciones económicas, seguras, atractivas y eficaces. Y a veces puede parecer que perdemos el rumbo: ¿móviles con TV?, ¿teclados para agua?... El centro de atención es y debe seguir siendo el usuario, no la tecnología. Enrique Dans ponía en un reciente post un ejemplo muy representativo con el email en movilidad.